Pandoras Invisibles

Querida niña:

Hace poco que tu vida ha cambiado sin que tú lo sepas.

Tu madre te llevaba en su regazo mientras cruzabais un mar que la dejó sin vida.

Ahora tú tienes un futuro diferente del que aún no eres consciente.

Quería hablarte de tu madre y tal vez estas letras sobrevivan al tiempo y un día puedas encontrarlas.

Naciste en Trípoli, Libia. Cumpliste seis meses en este mes de julio. Te pusieron la primera vacuna en Marruecos.

La primera vez que vi a tu madre te llevaba pegada a su espalda y tú estabas dormida.

Tu mami me pareció linda, con un cuerpo menudo, casi adolescente, que movía con una tremenda gracia.

Al principio me pareció que tenía una mirada triste pero no era cierto. Cuando comencé a hablar con ella una gran sonrisa se dibujó en su cara.

La noté presumida y llena de esperanza. Te mostraba orgullosa.

Me quedó clavada en la memoria la imagen de su espalda en la que se dibujaba tu silueta mientras atravesaba la puerta. Esa fue la última vez que os pude ver.

No eres la única niña que llegó sola al otro lado del Estrecho.

Pensando en ti estos días me han venido a la mente varios pequeños que atravesaron solos la valla de Ceuta y Melilla, que llegaron a Barajas con unas personas y unos pasaportes que no eran suyos o que fueron rescatados del mar como tú.

Con el paso del tiempo os preguntareis cosas, buscareis a vuestras familias.  Espero  incluso que os atreváis a denunciar a los estados por todos los desaparecidos que la injusticia social deja en el camino.

Serán otros tiempos de los que formáis parte como futuro.

Querida niña,  si llegas a saber cómo fueron los últimos años de vida de tu madre posiblemente te asustarás y no entenderás nada. No la culpes, no te culpes, busca respuesta en un sistema que destroza a los pobres del mundo.

Quédate con su búsqueda de futuro, quédate con su sueño de esperanza, quédate con su linda imagen de cuerpo menudo, casi adolescente, llevándote a la espalda.

(15) Comentarios

  1. Manolo

    Alucinante,me encanta como escribes Helena.

  2. [...] Huérfanos de la diáspora [...]

  3. Nicolás Castellano

    Qué emotivo¡¡¡ Felicidades por este maravilloso post y por estas sentidas letras a esta niña a la que no sólo el mar, sino unas leyes homicidas, le arrancaron para siempre del regazo de su madre. Gracias Helena

  4. ROCIO

    Gracias helena, eres profundamente inspiradora de cosas buenas…

  5. Héctor

    Grandioso… la lastima es tener que escribir entradas así dadas las injusticias que se producen en el mundo…

    Un abrazo Helena… y fuerza!!!

  6. Maru Trujillo

    Qué te digo, Helena:
    Que intentaré hacer llegar esta carta a las personas que podrán a su vez hacersela llegar a esta niña, en ese futuro del que hablas y que todos queremos que sea más justo para ella que lo que el presente ha sido para para su madre. Gracias Helena. Maru

  7. Encarna (Algeciras)

    ¡Ojalá! permanezca con familiares y si no fuera así, que la familia que la acoja se encargue de que la historia de su madre no se pierda en el olvido del mar.
    Un abrazo inmenso mi querida Helena

  8. Sylvia

    Qué bonito Helena, maravilloso que des voz a quienes la han perdido, culpa de este sistema tan egoista del que formamos parte. Y preciosa manera de acercarnos a los que han sido despojados de todo, incluso de su vida. De veras felicidades por lo que escribes.

  9. raquel

    Se me han puesto los pelos de punta. Ojala en un futuro (espero no lejano) no haya niñ@ en el mundo pasandolo mal. Ojala puedan pasar fronteras con sus hijos en la espalda sin tener que esconderse ni morir por intentar tener un futuro mejor. ojala que las ” cabezas pensantes de los paises se estremecieran al leer esto”

  10. Helena Maleno Garzón

    Gracias a todos vosotros/vosotras.
    Por vuestra calidad humana y por vuestra entrega.

  11. Si fuéramos capaces de ayudar a esta niña a alcanzar la madurez, podría convertirse en puente.

  12. pilar

    me he quedado sin palabras,solo puedo decir,gracias.

  13. Cris

    Otra vez gracias Helena

    Porque si esta niña fue entregada a Menores y no caida en una red de prostitucion infantil.

    Quien sabe como tu bien dices, podra algun dia, hacerse con una parte de su historia.
    Acogerla con mayor o menor rabia y amar el recuerdo de esa madre, que cruzo desiertos y estrecho por una vida mejor, para ella y su descendencia.
    Quien puede pedir más pruebas de amor ¿?

    Un beso, y por favor sigue sensibilizandonos, gracias.

  14. Rosario

    Gracias, Helena, por recordarnos que somos humanos e iguales, y sacudirnos la conciencia,a veces tan dormida,con tus artículos…
    Un abrazo solidario con tu ética !

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa