Pandoras Invisibles

Manos de un inmigrante en Canarias (Javier Bauluz / PIRAVÁN)

“Habíamos estado cuatro días al borde del mar esperando montar en la zodiac para irnos a España. Decidimos volver al bosque porque no podíamos aguantar más. Estábamos sin comer, escondidos y hacía un frío tremendo. Cuando volvíamos comenzó a sentirse mal, cansado. Al llegar a una zona del bosque se tumbó en el suelo y dijo que no podía más, se quedó allí encogido, con sus manos sobre las rodillas como un bebé y nos dimos cuenta de que dejó de respirar. No lo había soportado”. Amadou relata así la muerte de su compañero sucedida en el domingo 23 de enero.

“Entonces es que había sufrido mucho. Murió de sufrimiento”. Ismael reflexiona así sobre la noticia del fallecimiento.

Allí se quedó en el bosque el compañero maliense cuyo nombre desconocen todos. La nacionalidad se le notaba en el acento, en ese francés peculiar que tiene la etnia bambara.

Y eso que los malienses son de los más duros, los que más aguantan los dolores del camino.

Allí se quedó, en el bosque, el compañero maliense como otros que se quedaron en el desierto o en el mar, “porque el camino está hecho de cadáveres y pisamos sobre ellos”, Sekou lo dice sin lamento, más bien como un grito a la conciencia.

El otro día hablaba con una monja adoratriz (a la que comienzo a adorar por su capacidad de lucha) sobre mi próximo viaje. Debatíamos acerca de lo peligroso de la zona, del riesgo, y ella me decía “si te pasa algo que te dejen allí, qué más da”. Le dije que no inmediatamente, porque tengo un seguro que me permite la repatriación de mi cuerpo y fantaseábamos sobre una gran ceremonia en la que todo el mundo me lloraba.

A todos nos importa nuestra muerte, el último acto de nuestra vida que nos da la sensación de que somos eternos, únicos e importantes. Así que este post de hoy, quiere ser una pequeñita ceremonia de despedida para el cuerpo del compañero maliense cuya última parada ha sido un bosque con vistas al Estrecho.

(10) Comentarios

  1. Cristobal Fabrega

    Que descanse en paz en un paraiso y que nosotros seamos capaces de sobrellevar el peso de nuestra indiferencia.

  2. Cris

    Este joven, descansara junto “a la tierra prometida”,enterrado por sus amigos. Más terrible aún es pensar en esos tantos cuerpos caidos, anonimos,que no llegaron a contemplar el “horizonte soñado”, y se descomponen por el desierto, abandonados a su suerte. Gracias Helena por recordarles.

  3. Javi

    Sólo las PATERAS salen en las informativos. Nigún medio generalista habla de los que mueren en el camino, o en la desesperante espera en los paises fronterizos. O de los siguen vivos pero han perdido el control sobre sus vidas.
    Como dice Cris, gracias Helena.

  4. Nicolás Castellano

    Otra muerte que no sale en los titulares¡¡¡ Gracias Helena por rendir homenaje a otra vida que se queda en el camino porque seguimos sin tender los puentes mínimamente dignos para que la gente ejerza su derecho de emigrar, como se ha hecho toda la vida en este jodido mundo hasta que los “ricos” de un lado de la orilla sacaron a pasear su derecho de admisión.

  5. Durante siglos de “colonialismo” hemos ido a robar a África, secuestrando gente o matando al que se oponía.
    Ahora exigimos respeto a unas fronteras interesadas. La doble moral hipócrita de un sistema dictatorial disfrazado de demócrata. Occidente no apoya la democracia en África, no interesa: los productos importados subirían su precio de haber derechos humanos. Cerca de alambre, como un gran Campo de Concentración, el africano, en pleno siglo XXI.

  6. [...] Murió de sufrimiento [...]

  7. Helena,mil gracias por tus historias. También me dedico a contar lo que pasa más allá de las fronteras de África y a veces no es sencillo encontrar a gente que le interese.

    Soy responsable de Prensa de la Fundación CEAR-Habtiáfrica. Estaremos en el foro social mundial contándo a los medios españoles lo que nuestros socios africanos nos quieran contar sobre el tema de migraciones africanas. Creo que te puede interesar mucho recibir nuestras notas de prensa.

    Por favor, ponte en contacto conmigo en afreire@fundacioncear.org y así te añado a mi lista de contactos,

    Un abrazo y que gusto empezar a conocer a periodistas implicadas en esta temática.

  8. [...] This post was mentioned on Twitter by Luis Reche, Helena Maleno. Helena Maleno said: Estoy leyendo http://pandoras.periodismohumano.com/2011/01/24/murio-de-sufrimiento/ [...]

  9. [...] Murió de sufrimiento pandoras.periodismohumano.com/2011/01/24/murio-de-sufrimi…  por drog hace 1 segundos [...]

  10. Ricardo

    Gracias por contar estas historias, resulta en toda una satisfación para mí poder conocerlas, la realidad social existe se informe de ella o no y creo que es mejor conocerla.
    Aunque siempre sería mejor que no hubiera este tipo de historias para contar.
    De nuevo gracias por permitir ver a los que estamos, por lo que sea, cegados y encerrados en estas jaulas que pretenden ser de oro.

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa