Pandoras Invisibles

El ambiente en las fronteras libio-tunecinas de Ra´s Jädir y DeGhiba-Wazin es caótico y asfixiante. En la primera “gobiernan” las milicias de Zuwärah, que han introducido un control fronterizo donde reina la corrupción y la arbitrariedad. En la segunda, el paso constante de armas ha provocado enfrentamientos con la policía tunecina, que el día 28 de octubre, se saldaron con dos militares tunecinos heridos.

Un exrebelde libio golpea con su zapato un dibujo de Gadafi en la frontera de Ra´s Jädir con Túnez. 20 de Octubre de 2011. (AP Photo)

Tras el asesinato de Gadafi sale a escena una nueva Libia replegada sobre sus asuntos internos y volcada en un mayor control de fronteras. Un ejemplo patente es que el paso fluido de periodistas internacionales ha sido sustituido por un proceso más selectivo donde Libia exige documentos muchas veces imposibles de obtener. Esto coincide además con una salida de las noticias libias de la agenda mediática internacional.

“La revolución se ha acabado, hemos liberado Libia, da igual Saif el Islam, y otros, y ahora la nueva Libia tiene sus visados y sus cosas, no puede entrar la gente así como así en nuestro país”, declara uno de los controladores de la frontera mientras teclea en un ordenador.

En los controles libios es difícil saber quién es el responsable. Una amalgama de hombres vestidos de paisano o con uniformes de diferentes colores, procedentes de poblaciones cercanas se encargan de revisar la documentación. Algunos de los que están armados son adolescentes y se quejan de llevar varias noches sin dormir. Para mitigar el cansancio parecen en estado de embriaguez. “Están drogados. Mastican algo que les mantiene despiertos, pero están drogados, tenemos un gran problema con la droga que está circulando. A veces disparan al aire, o hacen incursiones en territorio tunecino. Dicen que son bandidos, pero no se puede saber, no sabemos diferenciar quién es autoridad y quién es bandido en el lado libio”, comenta un funcionario tunecino.

La violencia en las fronteras se mitiga con la corrupción y es que un buen soborno puede solucionar casi todos los problemas. Las mordidas varían entre 50 dinares (25 euros), que pagan ciudadanos europeos, en su mayoría periodistas, a 300 dinares (150 euros) que se les pide a otras nacionalidades, sobre todo las procedentes del norte de áfrica.

Los hay que no tienen ese dinero y se quedan estancados entre los tunecinos y libios sin posibilidad de moverse durante mucho tiempo. Dos familias han pasado cinco días sin poder salir de Libia porque Túnez se niega a recibirles. Entre las dos fronteras, con las maletas que les quedan de toda una vida de migrantes en Libia, están esperando ayuda para poder salir de esa situación. “Unos familiares van a intentar enviarnos algo de dinero, con el dinero podremos hacer algo, ya no nos queda nada, pero al menos estamos vivos, que no es poco”, comenta el cabeza de familia de origen chadiano.

Algunos ciudadanos extranjeros comienzan a volver a sus casas de Trípoli y encuentran dificultades para que se les reconozca las tarjetas de residencia expedidas durante el tiempo de Gadafi, esto hay que unirlo a la arbitrariedad en la concesión de visados que para su obtención tienen un proceso tan complicado como en el anterior régimen.

La media para viajar por transporte terrestre desde la capital de Túnez a Trípoli se puede convertir en 24 horas de angustia. “Estuvimos retenidos cinco horas entre las dos fronteras. No son buenos tiempos para ir a Libia, salvo que seas una gran empresa europea… El ciudadano de a pie extranjero no es nada respetado y si eres mujer mucho menos”, declara una española residente en Libia.

“Cruzar una mujer sola la frontera libia es una locura ahora, no hay ley ninguna y las mujeres en Libia no tienen ningún derecho, da igual de donde seas, no respetan ni a sus propias mujeres”, explica una joven libia que se ha sentido violentada en el control fronterizo. “Se aproximan a pocos centímetros de su cara, comienzan a hacer preguntas que corresponden a la intimidad y poco a poco van rebasando el límite del respeto”.

Los tunecinos también se quejan de sus vecinos libios. Los escarceos en la frontera entre las milicias libias y la policía tunecina forman parte del día a día.

“Un rebelde intentó robarme el chaleco antibalas y me dio con la culata del kalashnikof en la espalda”, declara una inspectora tunecina. Es la única mujer policía en la frontera, “me trajeron aquí para controlar el paso de las mujeres, porque muchas mujeres libias van totalmente tapadas y ningún hombre puede verlas y cachearlas. Imagínate que he encontrado armas escondidas debajo del niqab, así que es necesario que haya aquí una mujer, aunque es peligroso, cada vez más”.

El número de armas en Ben Gardane, ciudad fronteriza con Libia, una especie de Ciudad Juárez norteafricana, ha aumentado sensiblemente en los últimos tiempos. En la capital tunecina, en el último mes, se han producido tres redadas para incautar armas procedentes del conflicto libio.

“En Libia sobran armas y se venden baratas”, explica un bengardiano. Ben Gardane ha vivido del contrabando con el país vecino cuyas materias principales de estraperlo eran la gasolina y el textil, pero desde la guerra libia, las armas y las drogas se han incorporado como principales productos que circulan por la zona.

La embajada de Francia recuerda que el visado ha sido instaurado de nuevo en la nueva libia y que “las zonas fronterizas con Argelia, Túnez (en la parte sur), Níger, Chad y Sudán tienen un alto riesgo de inseguridad debido a la presencia de bandas armadas o elementos terroristas. Estas áreas se debe evitar absolutamente”. Bandas armadas que, según ciudadanos de la frontera, coinciden en ocasiones con miembros de las propias milicias de liberación.

“Están exultantes y sin control, es el síndrome del petróleo”, comenta un local. Se refiere con esta expresión a que el mundo dejó hacer a Gadafi todo lo que quiso y a sentirse por encima del bien y del mal, y añade ” a éstos les pasa lo mismo, hacen todo lo que quieren y harán todo lo que quieran siempre que el petróleo no le falte a los franceses, americanos y a los demás”.

“A veces disparan al aire o sobre la bandera tunecina, es su diversión. La inestabilidad en Libia nos preocupa mucho porque nos afecta de una manera importante”, declara una inspectora tunecina.

Y es que al CNT (Consejo Nacional de Transición) aún le es muy difícil controlar a las distintas brigadas que operan en el país, y cada una de ellas, impone su particular ley en su zona de influencia. Esta arbitrariedad de los thuwwar o grupos armados revolucionarios se hace más patente en el control de fronteras y en las detenciones a extranjeros, sobre todo los que tienen piel oscura.

La frontera terrestre, fuera de los pasos fronterizos oficiales, sigue siendo lugar por donde huyen ciudadanos, en su mayoría de África subsahariana. Muchos de ellos han sido víctimas de detenciones arbitrarias, lo que en el informe de Amnistía Internacional denomina como secuestros. Huyen sobre todo buscando Djanet, en la frontera argelina o Ghadamis, con la intención posteriormente de lograr llegar a Deb Deb, también en Argelia.

“No podía soportar más violaciones”, declara Peace, nigeriana.

Y es que el drama humanitario sigue siendo una realidad en la zona, aunque el fin del régimen haya hecho olvidar a los más de cinco mil refugiados que aún se hacinan en las fronteras y a otros tantos que dentro del territorio libio siguen escondidos a la espera de acontecimientos.

(4) Comentarios

  1. [...] Fronteras de la Nueva Libia [...]

  2. Ángeles

    ¿Y qué hacemos desde Europa? “nuestros gobiernos” han apoyado la destrucción del estado libio por petróleo, ahora se largan y el caos y la violencia extendida es la nueva realidad. Suena igual que en otros países. Pero las noticias de nuestros diarios solo tienen un tema: el euro. De política humanitaria sabemos casi nada, pero cada día somos más expertos en periodismo económico. Y mientras como sucedió en América del Sur… “el patio de atrás” cada día más revuelto y más intervenido. Y ya vemos el resultado de tanta intervención en Centro Américo: imparable violencia contra la población civil.

  3. [...] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos Fronteras de la Nueva Libia pandoras.periodismohumano.com/2011/11/15/fronteras-de-la-…  por fersal hace [...]

  4. Castellano

    Es muy curioso…Gadafi dijo lo de que los mal llamados rebeldes estaban drogados y le ridiculizaron, ahora lo dice un funcionario tunecino (q no creo q sean my sospechosos de estar a favor de Gadafi) y no creo que nadie lo ridiculice. Luego está el tema del tráfico de armas, las ratas libias le han vendido armas a cualquiera, incluido Al-Qaeda en el Magreb Islámico, con la complicidad del gobierno tunecino provisional (así q ahora no se quejen). Y Francia clasificando TODA Libia como zona peligrosa para q sus nacionales no viajen allí. Y las violaciones de mujeres libias e inmigrantes subsaharianas, etc…STOP TERRORISMO OCCIDENTAL EN ÁFRICA

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa