Pandoras Invisibles

Veintitrés inmigrantes denuncian haber sido devueltos sin garantías por la Guardia Civil de Melilla, tras haber llegado a la playa de esta ciudad. Entre ellos, cuatro embarazadas y cuatro menores, de edades comprendidas entre uno y ocho años. Todos demandaron asilo ante los agentes españoles.

Archivo (AP Photo)

Sucedió la madrugada del veinticinco. Dicen que llegaron alrededor de las tres de la mañana a la costa de Melilla. El primer contacto fue con una mujer y dos hombres, que posteriormente identificaron como guardias civiles. Algunos estaban sorprendidos porque no sabían que en España una mujer pudiese formar parte de las fuerzas de seguridad.

Los agentes les pidieron calma y ellos se tranquilizaron. Les dieron un poco de agua para beber. Pidieron asilo, aunque según un pastor congoleño  “sabemos por otros compañeros que a la guardia civil les da igual el tema del asilo”.

La mujer togolesa no se encontraba bien, decían que era la fatiga del bosque, del trayecto y su embarazo de casi siete meses. De las cuatro embarazadas era la que más sufrió durante la devolución. Su primer hijo, de seis años, no la soltaba de la mano. “Necesitaba asistencia médica, tenía algunas pérdidas”, declara una compañera camerunesa.

Este hecho, pasado por alto por las autoridades españolas, no escapó a la gendarmería marroquí que  la envío de forma inmediata al hospital de Nador.

Son veintitrés inmigrantes, entre ellos trece mujeres y cuatro menores, devueltos sin garantías por la Guardia Civil de Melilla a Marruecos. Los niños, de corta edad, manifiestan pánico ante las personas uniformadas. “Cuando vemos un militar corremos, los de anoche también daban miedo”, dice un niño de ocho años.

Así, adultos y menores, fueron conducidos por la Guardia Civil hasta la valla que separa Melilla de Marruecos. Los gendarmes marroquíes no aceptaron al grupo, aunque según los inmigrantes, los agentes españoles estuvieron durante un buen rato negociando con ellos.

Después de esto, dieron vueltas y más vueltas. Finalmente, los inmigrantes fueron introducidos en una embarcación española y entregados a los marroquíes por la zona de costa. Esta vez sí que los gendarmes, tras otro tiempo de negociaciones, aceptaron la devolución.

Eran las siete y algo de la mañana. Los veintitrés acabaron detenidos en la comisaría de Nador, aunque al día siguiente las autoridades marroquíes liberaron a las mujeres y los menores.

Preguntan las víctimas de la devolución si lo que a ellos les ha sucedido son prácticas de las leyes españolas. Complicado explicar la realidad de unas fronteras donde los acuerdos bilaterales, las decisiones políticas, están por encima de los Convenios Internacionales y las propias leyes de los países.

(7) Comentarios

  1. Jose Palazón O

    ¿Se sabe cuanto fue la mordida que pagaron?

  2. Jose Palazón O

    En el 2005 eran 5 euros por uno sano, negociable al alza si estaban heridos.

  3. Zario Robles

    El mundo es una gran paradoja que gira en el universo. A este paso, de aquí a poco “los propietarios del planeta” prohibirán el hambre y la sed, para que no falten el pan ni el agua…

  4. nadie

    ¿Y a quien se le ocurre cruzar la frontera estando embarazada?. Solo a la que va ha utilizar la picaresca de paro en España y así me quedo a chupar del bote. Genial la labor de la guardia civil. Para los de racistas y xenófobos; ver el programa ¨Fronteras U.K¨ del canal Xplora y vereis a agentes de inmigración negros, chinos o hindúes (pero británicos perfectamente integrados) detener en plena calle a ilegales africanos, pakistaníes e hindúes y en el próximo vuelo a su tierra, como tiene que ser. Probad a colaros en U.K y pregonaís allí vuestro mantra: ¨ningun ser humano es ilegal¨. Y os contestarán como le digeron a uno: ¨Nosotros estamos para proteger a los trabajadores británicos honrados¨. A ver cuando sale una ong anti-ongs, que denuncie lo que nos cuesta a los españoles mantener a endófobos.

  5. igone

    nadie, al que se le ocurre cruzar la frontera estando embarazada es a alguien a que le preocupa más el futuro de sus hijos que su propio salud y estos que bienen ilegalmente, muchas veces en condiciones penosas, tambien son trabajadores honrados, que muchas son engañados por mafias que trafican con personas, otros huyen de los gobiernos de sus paises tal y como haciamos nosostros en el franquismo, por que por lo que yo sepa y segun los documentos historicos, hubo personas que se marcharon de aqui de manera ilegal y para trabajar honradamente y otros huyen del hambre.

  6. Equilibrador

    las mujeres antes de embarazarse deberían fijarse bien en el individuo, la libertina actitud de los africanos no la puede pagar España, que la pague el que la embarazó.

  7. Así va...

    Nadie y Equilibrador:

    Vergonzosos vuestros comentarios…

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa